Truco para borrar imperfecciones usando un corrector

pescado crocante

Este truco para borrar imperfecciones con un corrector te ayudará a que no se vean las ojeras, granitos y otros problemas de la cara. Aunque aplicar corrector es tan fácil como dar una pincelada, la paleta de colores varia según lo que busques ocultar. Los correctores no se venden en una gran gama de colores. Por eso encontrar el que mejor se adecua al tono natural de la piel suele ser tarea difícil.

  • Venitas: Se eliminan fácilmente aplicando un poco de corrector verde. Este color también equilibra todas las imperfecciones rojizas, violáceas y azuladas.
  • Cicatrices: Resulta conveniente encontrar un tono beige que se ajuste al color de la piel. Las cicatrices rojizas, no obstante, requieren de corrector verde.
  • Granitos: La textura de corrector para los granitos suele ser espera y cubritiva. El color que se utiliza es beige, y deberá buscarse el tono más cercano al del cutis.
  • Manchas claras: En este caso se deberá buscar un beige iluminado o un poco anarnajado. Estos colores también suelen utilizar para tapar las ojeras y las bolsas de los ojos.
  • Manchas oscuras: Se trata de las típicas manchas que tienen un tono marrón o amarillento. Deben trabajarse con un corrector de color ligeramente morado.

EL TRUCO PARA BORRAR IMPERFECCIONES

Para aclarar u oscurecer el tono del corrector, puedes mezclarlo con rubor cremoso, sombras o incluso la misma pintura labial. Esto te dará una mayor gama de tonalidades sobre el color de tu corrector.

  • Clave 1: El motivo de que existan correctores de diferentes colores es porque las imperfecciones del cutir no tienen siempre el mismo tono.
  • Clave 2: El corrector se aplica de forma puntual sobre la mancha o el granito en cuestión, y se extiende con los dedos, esfumando sólo los contornos.
  • Clave 3: Este producto tiene una textura muy densa. Por eso hay que aplicarlo con cuidado. Con muy poca cantidad siempre bastará.