Torta invertida de tomates y queso

La torta invertida de tomates y queso es deliciosa. ¿Quién dijo que la torta invertida, solo podía prepararse de manzanas, peras, duraznos, ananá o frutas? Te contamos como preparar ésta exquisita versión salada de un clásico que a todos nos gusta. La torta invertida de tomates y queso es una receta fácil y rápida de preparar. Toma nota

Torta invertida de tomates y queso, Ingredientes

Para nuestra exquisita torta invertida de tomates vamos a necesitar:

  • ½ kilo de Tomates perita o jitomate
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva cantidad necesaria
  • Una cucharada de tomillo
  • Aceto balsámico cantidad necesaria
  • Azúcar a gusto
  • Sal y pimienta a gusto
  • Miga de pan cantidad necesaria
  • Una masa para tarta hojaldrada

Pesto

  • Albahaca fresca cantidad necesaria
  • Queso parmesano rallado cantidad necesaria
  • 60 gramos de Piñones, nueces, o almendras
  • Aceite de oliva a gusto
  • 200 gramos de Queso Brie

Torta invertida de tomates y queso, Paso a paso

Como dijimos antes, ésta variante de torta invertida de tomates y queso, es fácil y rápida de preparar, así que a poner manos a la obra.
Comenzaremos retirando la piel de los tomates y luego los cortamos por la mitad. Los colocaremos de forma ordenada en una sartén que luego nos permita llevarla al horno.
Rociamos con aceite de oliva y llevamos al fuego moderado.

Picamos el diente de ajo en láminas, separamos las hijas de tomillo y agregamos a los tomates, junto con el aceto balsámico y el azúcar, condimentamos con sal y pimienta, y agregamos las migas de pan.
Las migas de pan, cumplen la función de absorber todo el jugo que pueda desprenderse de los tomates, no es necesario agregar gran cantidad, aproximadamente una taza alcanza para el medio kilo de tomates que estamos utilizando.

Cuando nuestros tomates estén dorados, estiramos la masa para tarta hojaldrada sobre la sartén cubriendo la preparación de forma prolija y llevamos a horno fuerte hasta dorar.

Preparamos el pesto llevando a la procesadora, los frutos secos que hayamos elegido, la albahaca fresca, el queso parmesano y el aceite de oliva, hasta obtener una salsa homogénea, salpimentamos a gusto. Reservar

Cuando la torta ya esté dorada, retiramos, colocamos en una fuente, salseamos con el pesto y decoramos a gusto con el queso brie.