Que es la lactancia a libre demanda y todo lo que debes saber de ella

lactancia a libre demanda

Si eres una futura mamá primeriza, habrás escuchado hablar de la lactancia a libre demanda, y te estarás preguntando que es esto. Pués bien, dar el pecho a libre demanda no es más que alimentar a tu bebé sin tiempos ni horarios, esto quiere decir que no habrá una duración específica entre toma y toma, y que el niño cada vez que solicite el pecho debes ofrecerle la posibilidad de alimentarse.

Como practicar la lactancia a libre demanda

Por lo general se enseña a que el niño tome el pecho cada 3 horas, y la duración de la alimentación debe durar entre 20 a 30 minutos, dividido este tiempo entre ambas mamas, pero cada vez más se suguiere a las mamás, que el niño debe alimentarse a libre demanda, por todos los grandes beneficios que tiene la lactancia materna.

Para muchas mujeres alimentar a libre demanda, suele ser un poco complicado, ya que una debe estar pediente de las señales que envía el pequeño, sobre todo en los primeros meses, para poder satisfascerlo, pero realmente vale la pena. Entre las señales que vamos a destacar para reconocer que el pequeño quiere lactar, podemos mencionar:

  • Llanto, sobre todo si es recién nacido
  • Movimiento de cabeza hacia las mamas, cuando se lo sostiene en brazos ( buscando el pecho materno)
  • Succionar
  • Chuparse las manitas, dedos, o elementos que tenga cerca.

Si el niño pide el pecho, no debes estar pendiente del tiempo, solo ofrécele su alimento, y poco a poco aprenderá y te irá marcando los tiempos necesarios y correctos que necesita para alimentarse.

La importancia de amamantar a libre demanda

Los beneficios de la lactancia materna son muchos, sobre todo para el desarrollo saludable de un bebé. Es importante destacar que no es la madre quién regula la lactancia, sino el niño. Esto significa que mientras más alimentemos al bebé con el pecho, mayor cantidad de leche tendremos, y la cantidad de leche será la que el pequeño necesite. Un recien nacido realiza entre 8 a 12 tomas al día, y suelen ser más extensas al principio, y luego son más espaciadas y de menor cantidad de tiempo

Siempre que tenga hambre, debes ofrecerle el pecho, y poco a poco se regularizaran los tiempos entre toma y toma y los minutos que se prenda para succionar. El niño debe prenderse y desprenderse el pecho de la mamá, cuando él lo requiera, de esa forma se alimentará según sus necesidades y obtendrá todos los beneficios de la lactancia materna. Ganará poco a poco peso, y creará suficientes anticuerpos para desarrollarse saludablemente.

La lactancia materna, no solo es una forma de alimentar al bebé, sino también un momento especial donde se crea un vínculo especial con la madre, en ese momento el pequeño se sentirá, además de saciado, contenido, consolado, lleno de cariño y repleto del amor de su madre.