Piernas livianas y ligeras en verano

piernas livianas en verano

Definitivamente el calor, en muchas ocaciones suele ser un problema para nuestras piernas, sobre todo para aquellos que padecen hinchazón o mala circulación, o una predisposición genética a sentir éste tipo de molestias. Te contamos como mantener tus piernas livianas y ligeras en verano.

Tips y consejos para cuidar las piernas en verano

En verano para prevenir la hinchazón en las piernas o sentirlas pesadas, es muy importante poner atención a todas nuestras rutinas, desde la alimentación, hasta los cuidados de belleza.

  • Alimentación: Evita consumir en exceso, alcohol, café, especias, y sal. Prefiere frutas y veduras frescas al planificar tus comidas. Complementa la alimentación con infusiones de té verde, manzanilla, grosella negra, abedul o diente de león. Tienen un leve efecto diurético que permitirá mantener tus piernas deshinchadas.
  • Bebe al menos 2 litros de agua al día. Es algo que se repite mucho en los consejos alimentarios, y para prevenir enfermedades, pero durante el verano, la clave para estar saludable es la correcta hidratación.
  • Al descansar, duerme con las piernas ligreamente elevadas ( puedes colocarte una almohada o almohadón bajo los pies, para favorecer el retorno endovenoso, y prevenir malestares)
  • Toma duchas con agua tibia, a la mañana y a la noche. termina la ducha con un chorro de agua fría sobre las piernas para incrementar la circulación.
  • No utilices cera caliente para realizar la depilación en verano, prefiere cremas depilatorias.
  • Evita calzados cerrados, de tacón muy alto que dificulten la circulación.
  • Realiza deportes tranquilos, como la natación o caminatas cortas de 30 minutos. Favorecen la circulación sanguínea y mantendrán tus piernas livianas y ligeras.

Nota: Usa geles refrescantes con mentol. Lo ideal es aplicarlos por las mañanas y por las noches antes de descansar, no solamente proporcionan una aliviante sensación fresca, sino que además favorecen la circulación, previenen la hinchazón, y descansan increiblemente las piernas.