Moldeado de jamón y lengua

Este moldeado de jamón y lengua es un excelente plato frío para presentar como entrada. En Utilísima te proponemos una receta original, fresca e ideal para esos días que estamos inspirados que queremos lucirnos en la cocina.

Moldeado de jamón y lengua, Ingredientes

Vamos a necesitar:

  • 200 gramos de jamón cocido cortado en cubitos
  • 200 gramos de lengua cocida y cortada en cubos
  • 150 gramos de queso fresco cortado en cubos
  • 3 sobres de gelatina sin sabor (aproximadamente 21 gramos)
  • 4 tazas de caldo de carne (un litro aproximadamente)
  • Una cucharadita de extracto de carne
  • 1 vaso de vino blanco seco (180 centímetros cúbicos aproximadamente)
  • Sal y pimienta a gusto.

Moldeado de jamón y lengua, Paso a paso

Vamos a comenzar hidratando la gelatina en media taza de agua y una vez que ya la hemos hidratado, disolvemos en baño María suave fuera del fuego.

Paso siguiente en una cacerola colocaremos el caldo, el vino blanco y el extracto de carne junto a la gelatina ya disuelta e hidratada. Llevamos a fuego y dejamos calentar hasta alcanzar el primer hervor, retiramos y condimentamos con sal y pimienta a gusto.

Hacemos un baño María inverso (con hielo) y colocamos la preparación hasta que la misma comience a coagular.

En ese momento integramos a ésta preparación el queso cortado en dados, el jamón cortado en cubos y la lengua que tendremos previamente cocida, lista para utilizarla.

Vertemos toda esta mezcla en un molde savarín, previamente humedecido, para evitar que se peguen los ingredientes. Se puede utilizar agua, o rocío vegetal para lubricar.

Dejamos que todos los ingredientes terminen de solidificarse en la heladera, un tiempo aproximado de 4 a 8 horas, este plato es ideal para realizar de un día para el otro.

Para desmoldarlo sumergiéremos rápidamente el recipiente en agua caliente y damos vuelta sobre una fuente que usaremos para presentar acompañado de ensaladas a elección.

El moldeado de jamón y lengua, va muy bien con ensalada de hojas verdes frescas, ensalada de tomate huevo y cebolla, o ensalada rusa.

Para presentarlo, podemos disponer de un colchón de hojas verdes de lechuga, colocarlo y si utilizamos un molde savarín, rellenar su centro con ensalada rusa, coronada con rodajas de tomates