Los beneficios del girasol y el azafrán para la salud

El girasol y el azafrán poseen muchos beneficios para la salud y el cuerpo, actúa gracias a sus vitaminas, minerales y todos sus demás componentes. En esta nota conocerá todos sus beneficios para la salud.

  • El girasol:

Esta planta contiene varios principios activos, como colina, lectina y fitina, y un aceite de gran explotación industrial. Además de su uso alimentario, se le reconocen propiedades medicinales específicas. En primer lugar, es considerado como un buen antifebril (baja la fiebre) y sudorífico indicado para estados fripales y catarrales. También se lo ha recomendado contra las inflamaciones del pulmón y de la pleura.

Preparación y uso: Las semillas de girasol suelen comerse tostadas o asadas en una sartén, con un poco de sal (sin aceite). Actúan así como estomacales y emolientes. Además, contienen mucho calcio. Esas mismas semillas, machacadas y tostadas, pueden servir para preparar un café de girasol, recomendado contra dolores de cabeza y estados de nerviosismo. El aceite de girasol es uno de los más beneficiosos para la salud, aconsejado para personas con estómago delicado, para adelgazar, etcétera. La tintura de girasol se prepara cortando las flores frescas y las partes más jugosas de los tallos antes de la floración. Todo esto (flores secas y tallos jóvenes) se machacará en un mortero y se pesará: 100 gramos. Después se deja en maceración con un litro de alcohol puro, en un frasco con tapa, durante nueve días. Luego se filtra. Se administra a razón de 40 a 50 gotas por día de esta tintura, en dos tomas diarias, a los enfermos de fiebres gripales, por ejemplo. Disolver las gotas en un vaso de agua. Para casos menos graves de fiebres, resfríos o gripes, se hará una infusión con flores frescas o con semillas machadas, a razón de un puñado chico para cada taza de agua hirviendo. Puede tomarse una taza hasta seis veces por día (cada cuatro horas).

Los efectos del azafrán en la salud:

Esta planta medicinal ha sido empleada para fines medicinales y alimentarias desde hace milenios. Del azafrán se usan los estigmas de las flores, que se abren en tres hebras de intenso color amarillo, llamados ”los clavos del azafrán”. Estos son muy sensibles a la humedad y a la luz, por lo que deben guardarse en frascos tapados y al resguardo de la luz y la humedad. Las propiedades medicinales del azafrán son varias. Estudios recientes afirman que el azafrán previene las enfermedades cardíacas, destruye los coágulos en las arterias, reduce el colesterol y disminuye la presión alta. Por otra parte, actúa como estomacal, digestivo y aperitivo, lo cual condice con el tan difundido uso alimentario que tiene, como condimento y colorante de comidas. Además, es un buen emenagogo, capaz de regularizar las menstruaciones retrasadas. Es excitante sexual. Ha sido recomendado como sedativo y calmante en ataques de asma, tos convulsa e histerismo. Para uso externo, se lo ha aplicado contra hemorroides inflamadas. Es bueno contra los dolores causados por cálculos de riñón y vejiga. También combate las inflamaciones del hígado. Debe ser usado con prudencia, pues posee propiedades narcóticas.

Preparación y uso: Se usará únicamente la mejor calidad de azafrán, no las adulteraciones. Como digestivo y estomacal, se tomará una infusión de estigmas: medio gramo para cada taza de agua hirviendo. La misma cantidad, si no se consigue estigmas naturales, pero si un buen azafrán en polvo de noble origen. Tomar una taza después de las comidas. Como sedativo, calmante de dolores abdominales, etcétera, se hará la misma infusión, para beber a tazas durante el día. Para regularizar las menstruaciones, se hará una infusión con 2 gramos de azafrán (estigmas o polvo) en medio litro de agua hirviendo. Se lo tomará a tazas durante el día, el tiempo que sea necesario, hasta regularizar la regla. No lo deben tomar las mujeres embarazadas, porque puede ser abortivo. Es excelente para actuar en problemas de salud.