Jardinería, cuidados del jazmín

cuidado del jazmin

Los jazmines son plantas que a menudo nos deleitan con su aroma y perfume, sobre todo cuando florecen en la llegada de la primavera, muchos de ellos son requeridos para adornar jardines o muros, sobre todo aquellos tipo enredadera que además de su exquisito perfume tapizan delicadamente las paredes. Si bien hay muchas especies, hoy te proponemos aprender algunos consejos para cuidar el jazmín y hacerlo crecer saludable.

Consejos para ciudar los jazmines

Estas deliciosas y delicadas plantas se caracterizan por tener hojas verde brillante y oscuro, y su floreción varia de blanca a amarilla según la especie.

  • Suelo: Necesitan un suelo húmedo y bien drenado para un crecimiento saludable, si bien no requieren de un abono o sustrato especial, es necesario asegurarnos al menos una vez al año de proporcionarle los nutrientes necesarios, cuando removemos la tierra o lo cambiamos de maceta.
  • Poda: Es una planta de crecimiento rápido, por lo que se recomienda podarla uuna vez al año y retirar las hojas y ramas que se van deteriorando, ya que las mismas le quitan fuerza al crecimiento saludable de la planta.
  • Luz: Es una planta que necesita bastante luz  para florecer, si bien en épocas de  mucho calor el sol directo puede resultar contraproducente, prefiere espacios luminosos y con varias horas de sol por la mañana. Un dato a tener presente es si notamos que los capullos de nuestro jazmín, estancan su crecimiento y no florece, justamente puede deberse a que se encuentra en un lugar con poca luz solar. De estar en una maceta, podemos trasladarlo y si se encuentra directamente en la tierra, debemos evaluar el sitio donde lo plantaremos, apenas compremos la planta.
    Otro dato que debemos tener presente es que si sus hojas comienzan a ponerse marrones, o secarse, es justamente por exceso de luz solar, o por luz solar directa y podemos terminar matando la planta.

Recuerda para que crezcan bellos y saludables los jazmines, luz abundante, pero no de sol directo sobre todo en épocas de altas temperaturas, y un suelo siempre húmedo, sin acumulación de agua.