Jabón casero de cúrcuma y jengibre

En esta ocasión, vamos a enseñarte a preparar un jabón casero de cúrcuma y jengibre, nada mejor que lo hecho en casa, ya que actualmente en el mercado sólo podemos encontrar jabones comerciales que no poséen todas las propiedades que dicen ser que poséen, ni son tan beneficiosos para la piel, incluso alterando los aceites naturales que contiene la misma.

Ingredientes como el jengibre y la cúrcuma, son popularmente conocidos ya que previenen y curan trastornos cutáneos, contienen antioxidantes que colaboran a combatir la oxidación y retrasan el envejecimiento de la piel. Otro de sus grandes beneficios, son sus propiedades analgésicas, antisépticas y antiflamatorias, que ayudan a prevenir el acné y las quemaduras.

kate-moss-hanging-out-window-03

Al usar este jabón diariamente o al menos 4 veces a la semana, eliminararás las células muertas y ayudarás a remover todas las impurezas de la piel.

La preparación de este jabón casero de cúrcuma y jengibre, paso a paso

Los ingredientes:

  • 10 gotas de aceite esencial de manzanilla
  • 1 barra de jabón de glicerina
  • 20 gramos de jengibre en polvo
  • 20 gramos de cúrcuma en polvo (2 cucharadas)
  • Moldes
  1. Primero,  rallar el jabón de glicerina, y luego colocarlo en una cacerola a baño maría.
  2. No olvides de que el fuego esté en mínimo, revuelve constantemente hasta que se termine de derretir.
  3. Colocar de a poco el aceite esencial de manzanilla y sigue revolviendo.
  4. Incorpora la cúrcuma y el jengibre en polvo, continúa revolviendo hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Espera tres minutos para sacarlo del fuego. Reservar.
  6. La preparación debe reposar durante 5 minutos, y sin dejar que se solidifique, colócala en los moldes.
  7. Dejar que se enfríe durante 3 horas, hasta que quede absolutamente endurecido.
  8. Utilizarlo en la ducha para hidratar toda tu piel.

Las propiedades de la cúrcuma y jengibre

jengibre-500x345

En cuánto al jengibre, posée un efecto calmante que retrocede la inflamación que produce el acné y la psoriasis. Una de sus principales propiedades es el gingerol, un potente antioxidante que combate los radicales libres que producen las manchas de la edad y el envejecimiento de la piel.

Además, activa la circulación y disminuye la celulitis, por eso también se recomienda en dietas ya que es un excelente complemento para bajar de peso.

Cúrcuma-en-polvo

Y si hablamos de la cúrcuma, la misma previene el daño oxidativo de la piel, disminuye las manchas oscuras producidas por la acumulación de células muertas.

Funciona como un exfoliante natural, ideal para darle suavidad a tu piel y combatir el acné. Así que no dudes más y pon manos a la obra, este jabón de cúrcuma y jengibre, te dará excelentes resultados en pocas semanas.