Higos secos, como prepararlos de forma natural

higos secos

Una fruta tan deliciosa como los higos, merece ser disfrutada a lo largo de todo el año, y si bien para consumirlos frescos debemos esperar a su temporada, con ésta técnica fácil de secado o deshidratación, los podremos tener siempre a mano en cualquier momento, para hacer postres, tortas y confituras. Toma nota

Higos, como secarlos o deshidratarlos

Para secar o deshidratar los higos, tenemos varias formas, pero hoy vamos a poner atención en una muy natural aprovechando el calor del sol, realizando una técnica bien casera.
Para retirar la humedad de una fruta, cualquiera que sea, debemos pensar en una temperatura periódica de unos 45 grados, y si bien podríamos realizarlo en un horno a muy baja temperatura con la puerta entreabierta, corremos el riesgo de que los higos se concinen en ves de secarse.

Cuando vamos a deshidratar higos es importante elegir cuidadosamente aquellas frutas que estén maduras, en su punto justo, y debemos preferir las de mayor tamamo, asi obtendremos unos higos secos excelentes.
El tiempo de secado como lo haremos de forma natural, puede variar entre 2 a 4 días dependiendo de la temperatura ambiente y de la circulación de aire que se les proporcione a los higos durante éste proceso.

Higos secos o deshidratados paso a paso

Una vez que hemos elegido muy bien las frutas que vamos a secar descartando aquellas que puedan estar pasadas o machucadas, vamos a lavarlos cuidadosamente y luego las vamos a secar para eliminar restos de agua y humedad.

En un recipiente amplio con una maya o tela mosquitera colocaremos nuestros higos, bien espaciados unos con otros para favorecer así la circulación de aire, y los llevaremos a un lugar seguro donde les de directamente la luz y el calor solar. Como los vamos a tener a la interperie, es muy importante elegir un buen lugar donde reciban la mayor cantidad de luz y calor solar a lo largo del día.
Hay que tener presente también el cuidar los higos del ataque de insectos o mascotas, por los que podremos cubrirlos con un paño o tela de red fina de color oscura que permita el paso del aire, para que no los encuentren facilmente.

Rotaremos los higos 2 o 3 veces al día para obtener una deshidratación pareja. Sabremos que están listos, porque perderán sus partes brillantes y comenzaran a endurecerse y contraerse con el correr del tiempo. Aproximadamente 3 o 4 días es suficiente para que se deshidraten con éste proceso natural.

Una vez que deshidratamos los higos, los retiramos del sol y los dejamos enfriar, ya que si los envasamos directamente pueden quedar restos de humedad no visible y arruinaremos el producto final. Para ello los colocaremos unas 12 horas a la sombra o en un sitio bien oscuro con circulación de aire.

Hecho ésto, ya podremos envasar nuestros higos secos o deshidratados de forma hermética en frascos estériles y tenernos a mano durante todo el año.