Focaccia de nueces y romero

Hoy en Utilísima, te acercamos la receta de Focaccia de nueces y romero, un pan muy delicioso y muy tentador, que se puede presentar en rebanadas, semi tostado, para acompañar carnes asadas, o cualquier otro plato de nuestra preferencia. En éste caso las nueces y el romero, le otorgan un sabor muy particular y verdaderamente irresistible a la hora de comer.

Focaccia de nueces y romero, ingredientes

Para ésta exquisita Focaccia de nueces y romero vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 500 gramos de Harina 000
  • 1 cucharada de Sal fina
  • 15 gramos de Levadura fresca
  • 150 centímetros cúbicos de Agua
  • 70 centímetros cúbicos de Aceite de oliva
  • Sal gruesa cantidad necesaria
  • Romero fresco a gusto
  • 150 gramos de Nueces

Focaccia de nueces y romero, preparación paso a paso

Precalentar el horno a 180 grados.

Mezclar la harina con la sal fina y tamizar. Volcar sobre la mesa de trabajo y realizar una especie de volcán con un hueco en el medio, esparcir la levadura, en la parte supererior evitando que tome contacto con la sal, y agregar las nueces picadas bien pequeñas.

En la parte central donde hemos realizado el hueco, agregar allí el agua y el aceite, integrando con la harina desde el centro hacia afuera, hasta formar la masa. Amasar unos segundos hasta integrar muy bien los ingredientes y colocar en un bol tapada con repasador o papel film. Dejar leudar hasta que duplique su tamaño.

Una vez que ha duplicado el tamaño, vamos a estirarla con los dedos, presionando para quitar parte del gas que se haya formado y le daremos la forma del molde que vamos a utilizar, siempre estirando la masa desde el centro hacia afuera. Colocar en el molde y nuevamente tapar con repasador o papel film hasta que vuelva a duplicar su volumen.

Nuevamente cuando ha duplicado el volumen con los dedos realizar presiones leves, no muy profundas, y espolvorear con la sal gruesa y el romero.

Llevar a horno, y cocinar aproximadamente por 20 minutos. Dejar entibiar y retirar del molde para enfriar sobre una rejilla.

La focaccia de nueces y romero, se puede servir cortada en rebanadas, se la puede tostar con un poquito de aceite de oliva y ajo, para darle un sabor más intenso, y es una panificación ideal para servir junto a picadas, tablas de fiambre, o para acompañar el típico asado del fin de semana.