Exfoliante antioxidante de jengibre y coco

exfoliante de jengibre y coco

Si estas buscando un exfoliante que además cuide delicadamente tu piel y evite la aparición del temido envejecimiento prematuro de la piel, ésta es una fórmula casera perfecta para vos. El exfoliante antioxidante de jengibre y coco, lo puedes realizar en la comodidad de tu casa, aprovechando todas las bondades naturales de los ingredientes, y en pocas aplicaciones notarás la diferencia.

Exfoliante antioxidante de jengibre y coco, ingredientes

Vamos a necesitar los siguientes ingredientes :

  • 1/2 taza de arroz molido
  • 1/2 taza de leche de coco
  • 1/4 de taza de azúcar morena
  • 1 1/2 cucharadas de jengibre rallado
  • Un recipiente

Exfoliante antioxidante de jengibre y coco, preparación

Para comenzar a preparar el exfoliante antioxidante de jengibre y coco, lo primero que vamos a realizar es moler cuidadosamente el arroz crudo. Podemos hacerlo con un molinillo de café, o bien utilizar la procesadora, hasta que el mismo tome textura de polvo.

El arroz molido será la base de nuestro exfoliante y será el que cumpla la función de retirar células muertas de nuestra piel.

Una vez que tenemos el arroz molido le vamos a agregar la leche de coco, el azúcar morena y el jengibre rallado. Remover los ingredientes hasta obtener una pasta homogénea.

Exfoliante antioxidante de jengibre y coco, aplicación y uso

Utilizar nuestro exfoliante antioxidante de jengibre y coco es muy simple, solo debemos aplicarlo cuidadosamente con masajes circulares en la zonas a tratar, dejar actuar de 3 a 5 minutos, y luego retirar con abundante agua tibia.

Para finalizar el tratamiento se recomienda luego de la exfoliación utilizar una buena crema hidratante, y durante el día aplicar alguna crema que tenga factor de protección contra los rayos del sol.

Se debe realizar el tratamiento con el exfoliante antioxidante de jengibre y coco, una vez por semana, o cada 10 días para obtener excelentes resultados. Este exfoliante casero es ideal para aplicar no solo en el rostro, se lo puede utilizar en las manos, espalda, rodillas, tobillos, codos, y zonas ásperas de todo el cuerpo.