Decoración, estilo romántico

estilo romantico

Si estas por cambiar la decoración de tu casa o bien estas por mudarte y quieres darle un estilo dinstinguido a  tu nuevo hogar, hoy te enseñamos algunas características del estilo romántico, ultra femenino, estético, cálido y acogedor.

Decoración, características del estilo romántico

Si bien no es un estilo decorativo de moda, a muchos puede gustarle la ambientación romántica, la cual se nutre de tonos pasteles, detalles femeninos,  completamente alejada de los colores estridentes y el blanco puro que imponen las decoraciones actuales minimalistas.

El estilo romántico, apunta justamente a la sutileza de los tiempos anteriores, momentos ya vividos, con elementos  decorativos basados en la familia, la pareja, las amistades que van nutriendo y modificando nuestras vidas.

La paleta de colores utilizada en el estilo romántico, son los pasteles, donde se destacan los rosas pálidos y el color maíz o marrones sutiles, muy bien amalgamados, con blancos y ocres. Abundan los detalles de almohadones bien mullidos, texturas suaves y naturales combinados con mobiliarios que pueden parecer ostentosos, pero que solamente buscan la calidez y el confort.

Decoración, como ambientar tu casa con estilo romántico

La decoración con estilo romántico apunta claramente a recrear ambientes cálidos y confortables, por ello, como ya dijimos los colores son sumanete importántes, rosas y tonalidades pastelesen objetos puntuales y decorativos no pueden faltar.

Los géneros que puedes utilizar en una decoración con estilo romántico, deben ser disntinguidos, por lo que tendrás que preferir aquellos géneros naturales, como el lino, el algodón, o aquellos géneros industrializados pero con detalles de terminaciones muy elegantes. Tapizados suaves y delicados, lana, lanilla, y cortinados voluptuosos del techo al suelo en dos capas, no pueden faltar en éste estilo, siempre acompañados con algún género composé con estampado de flores, rosas, y en tonos pasteles.

La mantelería, no la podemos dejar de lado, sobre todo si aplicamos un estilo romántico a nuestro comedor, tonos ocres, estampados en tonos pastel, sobre superficies de madera lucen muy bien.

El mobiliario, si bien puede resultar un poco extravagante, solo buscan el confort en los espacios. Muebles tallados, con detalles de pasamanería, sofás tapizados en texturas suaves, y acompañados siempre de mesas auxiliares con terminaciones naturales, como piedra de mármol o cristal biselado, son perfectos.

Para iluminar, nada como lámparas de caireles y cristales, que dejen penetrar una luz cálida y sutil. Velas de gran tamaño en colores claros, acompañadas de flores en rosa o rojo, marcan la diferencia del estilo romántico.

No olvides candeleros antiguos, elementos de bronce,  objetos de vidrio opaco, madera, y mucho género textil natural. Ellos son los principales elementos de éste estilo tan distinguido, femenino y acogedor.