Cuidados del cordón umbilical del bebé

cuidados del cordon umbilical

El cordón umbilical, es la vía natural por la cuál se alimenta nuestro bebé mientras se encuentra dentro del vientre materno. Está formado por una vena y dos arterias, y cumple la función de absorber los nutrientes del cuerpo de la madre y suministrar oxígeno a través de la sangre bebé. En un extremo del mismo encontraremos el comienzo de la placenta y al otro parte de lo que luego será el ombligo del pequeño. Una vez que el niño nace ya no necesita de ésta vía para alimentarse ni respirar, por lo que se corta luego del alumbramiento.

Que sucede cuando se corta el cordón umbilical

Unos minutos después que el bebé nace, el médico o matrona cortarán el cordón umbilical, y desinfectarán la zona para protegerla con gasa estéril. En éste momento el pequeño bebé, ya podrá respirar por sí solo, al igual que almientarse una vez que se prenda al pecho materno.

El extremo que queda del cordón umbilical, lo conocemos tradicionalmente como ombligo, y cuando se corta, comienza a adquirir una tonalizad amarillenta o gris a medida que se va secando y cicatrizando. Este proceso es absolutamente normal y pasadas dos semanas suele caerse solo, formando lo que finalmente será el mbligo definitivo del bebé.

Durante estos quince días es muy importante mantener la higiene y los cuidados de esa zona, para que tenga una cicatrización correcta.

Como higienizar el cordón umbilical del bebé

Para que el cordón umbilical cicatrice de forma correcta es necesario tener presente la perfecta limpieza y protección de esa zona.

  • Al bañar al bebé, no sumerjas completamente al pequeño en agua, evita que la zona del cordón umbilicar se humedezca.
  • Lava con agua y jabón, cuidadosamente, sin sumergir duramente muchos minutos la zona del cordón umbilical. Puedes utilizar gasas para realizar éste trabajo.
  • Una vez limpia, debe quedar bien seca, y luego envolveremos con una gasa estéril para ptotegerla.
  • Bajo ningún punto, la zona del cordón umbilical debe quedar en contacto con el pañal.
  • Es muy importante mantener el muñón del cordón umbilical seco y limpio hasta que el mismo se caiga y este completamente cicatrizado.

Es normal que durante el proceso de cicatrización, cuando realices la higiene encuentres algunas manchas pequeñas de sangre en la gasa, no debes alarmarte.

Si tienes alguna duda, el cordón umbilical de tu bebé no cicatriza de forma correcta, toma mal olor, o aparecen secreciones, no dudes en consultar con tu pediatra de confianza.