Consejos para blanquear repasadores y paños de cocina

repasadores

Los repasadores y paños de cocina generalmente están hechos de un género textil resistente, dado que son utilizados para realizar las atreas más duras del hogar y con el uso cotidiano, poco a poco se van percudiendo, manchando y deteriorando. Te contamos algunos consejos para blanquear repasadores y paños de cocina y dejarlos como nuevos.

Consejos para blanquear repasadores y paños de cocina, materiales

Vamos a necesitar:

  • Un recipiente grande apto para llevar a fuego
  • 5 litros de agua
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 1 cucharada de lejía ( lavandina)
  • 1/2 taza de jabón en polvo

Consejos para blanquear repasadores y paños de cocina, paso a paso

Para comenzar a blanquear nuestros repasadores o paños de cocina, vamos a llenar con 5 litros de agua nuestro recipiente ( recomendamos una olla o cacerola bien grande). La llevamos a fuego y apenas alcance el punto de hervor, agregaremos una cucharada de aceite de girasol, la lavandina, y el jabón en polvo. Mezclamos esta preparación con una cuchara de madera y retiramos la olla del fuego.

Vamos a sumergir cuidadosamente nuestros repasadores y paños de cocina en ésta preparación y removemos con un palo de madera o una cuchara de éste mismo material. Lo importante es que las piezas entren en contacto con la preparación de agua caliente y el resto de los ingredientes.

Dejamos reposar allí, hasta que el agua esté completamente fría, y luego enjuagamos los repasadores y paños de cocina con abundante agua , hasta que la misma salga completamente limpia.

Tips para éste consejo

Si nuestros repasadores están muy percudidos o manchados, podemos tapar la olla, para que se mantenga caliente por un tiempo extra, esto permitirá que se desprenda facilmente la suciedad más profunda.

Si queremos obtener un resultado perfecto, luego de éste proceso, y una vez enjuagadas las piezas, podemos lavarlas como de constumbre en nuestra máquina lavadora.

Podemos realizar éste proceso en manteles, servilletas y paños de cocina en general, poniendo cuidado, sobre todo en los manteles que suelen ser de un género textil más delicado, utilizando agua caliente pero no hiviendo.

No se recomienda realizar éste proceso en telas de colores, porque pueden desteñir.