Como quitar el oxido de nuestras herramientas de trabajo

Para los amantes de las manualidades, las herramientas suelen ser muy importantes. Dado que el paso del tiempo los va deteriorando y muchas veces se nos pueden oxidar, hoy en Utimujer, te contamos como quitar el óxido de nuestras herramientas. Toma nota.

Porque se oxidan nuestras herramientas

El uso cotidiano y la mala higiene o protección de nuestras herramientas de trabajo muchas veces hacen que las mismas se deterioren, sobre todo si son de hierro, acero u otro metal, que en contacto con la humedad o el agua pueden herrumbrarse haciendo que poco a poco dejen de funcionar.

Cada herramienta que utilices a diario, es importante que luego de su uso, sea limpiada, secada y posteriormente guardada en un lugar seco para evitar éste tipo de inconvenientes. Aunque si por alguna razón ya te ha sucedido, te contamos como quitar el óxido con elementos que casi siempre tenemos en casa.

Como quitar el óxido de nuestras herramientas con limón, vinagre o bicarbonato

De seguro en casa tienes limón, sal, vinagre o bicarbonato de sodio a mano, cualquiera de estas tres sustancias son bienvenidas para mantener o limpiar herrumbre de nuestras herramientas de trabajo.

  • Limón y Sal: Para utilizar limón y sal, vamos a cubrir generosamente la superficie oxidada de nuestra herramienta con una capa gruesa de sal y luego exprimiremos el jugo de un limón que esparciremos sobre la misma. Dejamos actuar esta especie de pasta durante unos 20 minutos y luego con la misma cáscara del limón exprimido, vamos a frotar vigorosamente para remover los restos de óxido. En caso de ser necesario repetiremos la operación.
  • Vinagre: Al igual que la sal y el limón casi todos contamos con vinagre en casa, por lo que éste método para quitar el óxido es sumamente accesible al bolsillo de todos.
    Para comenzar vamos a sumergir en abundante vinagre la herramienta que necesitamos limpiar y dejarla allí toda una noche. Luego de éste procedimiento, a la mañana siguiente vamos a retirarla y con ayuda de un cepillo de metal, o esponja de alambre vamos a frotarla hasta limpiarla completamente, el vinagre hará que se desprendan todos los restos de óxido fácilmente.
    En el caso de tener que limpiar una superficie muy grande que no permita sumergirse en vinagre, vamos a embeber paños con vinagre y cubrir la pieza de un día para el otro, y continuar con el procedimiento.
  • Bicarbonato de Sodio: Para quitar óxido con bicarbonato de sodio, vamos a humedecer nuestra herramienta con ayuda de un rociado, y posteriormente vamos a espolvorear con bicarbonato. Hecho esto dejamos repodar aproximadamente unas dos horas, y luego con cepillo de acero o esponja de alambre vamos a frotar para quitar el óxido y devolverle la superficie original a nuestra herramienta. Al terminar, enjuagamos nuestra pieza y secamos cuidadosamente con un paño de algodón o toalla.

Nota: cualquiera de estas tres opciones son realmente eficaces a la hora de quitar el óxido de nuestras herramientas de trabajo. Es muy importante independientemente del método que utilices que uses guantes, y la debida protección para evitar cualquier tipo de accidente, tanto al manipular las herramientas, como estas tres sustancias inofensivas, que pueden ocasionar manchas sobre otras superficies.