Cáncer de mamas, prevención y cuidados

A estas alturas casi todas las mujeres estamos concientizadas de lo importante que es recurrir periódicamente a nuestro especialista para prevenir ésta enfermedad que no distingue edad. Por eso nunca está de más recordarlo. Revisar nuestros senos en casa y realizarnos los estudios correspondientes una vez al año, puede ayudarnos a evitar o detectar tempranamente el cáncer de mamas, una enfermedad que a la larga puede ser muy dañina.

Recomendaciones de prevención según la edad

Según la Sociedad Americana contra el cáncer de acuerdo a la edad de la mujeres recomienda seguir algunos pasos para detectar tempranamente la enfermedad. Los controles deben realizarse a partir de los 35 años, poniendo atención en las edades posteriores.

  • Mujeres de 40 a 44 años: Es importante realizar al menos una mamografía conjuntamente con ecografía mamaria, una vez al año.
  • Mujeres de 45 a 54 años: Se recomienda una revisión cada 6 meses y mamografía al menos una vez al año, según lo crea necesario el especialista.
  • Mujeres de más de 54 años: Se deben realizar el estudio cada dos años, dependiendo su salud, aunque por lo general los especialistas recomiendan realizarlo anualmente, dependerá siempre que las mismas estén en buen estado de salud y no hayan padecido alguna complicación en los años anteriores.
  • Mujeres con antecedentes de cáncer de mamas: Si algún familiar, sea abuela, madre o hermana han padecido la enfermedad, no quiere decir que vaya a heredarse, pero independientemente de la edad, en estos casos se deben enfatizarse los controles y realizar los mismos al menos una vez al año o según el especialista lo recomiende.

Como realizar un auto examen en casa

Es importante que cada una realice un auto examen de sus senos y frente a la menor duda, realice una onsulta con su médico de confianza.

examen-mamario

 Síntomas que pueden ayudarte a reconocer el cáncer de mamas

Si bien no todas las mujeres presentan los mismos síntomas, sería importante que frente a la detección de alguno de los items que mencionamos más abajo, acudas a una cita con tu especialista.

  • Detección palpable de alguna protuberancia, bulto o masa indolora.
  • Hinchazón en una parte o en todo el seno.
  • Hendiduras o Irritación en la piel de los senos.
  • Dolor o molestias en cualquier parte del seno o pezón.
  • Cambios en la piel de los senos como descamación, engrosamiento, enrojecimiento.
  • Retracción del pezón.
  • Secreciones del pezón, que no sean leche materna.

Recuerda que una consulta a tiempo y la revisión periódica en casa, son el paso principal de prevención de ésta enfermedad. No dudes en visitar a tu médico de confianza.