Baclawa

El baklava es un postre delicioso que también se puede realizar para alguna merienda, son cuadraditos hechos de masa filo y están rellenos de nueces y agua de rosas. Se aconseja una cobertura de almíbar para darle un toque más dulce.

Los ingredientes que vamos a necesitar:

  • 1/4 de masa filo
  • 250 gramos de nueces trituradas
  • 2 cucharadas de agua de rosas
  • 1/2 taza de azúcar
  • Manteca derretida c/n
  • Almíbar: 3/4 de taza de azúcar, 3/4 de taza de agua y una plantilla de cartulina

La preparación del baklava:

  1. Primero recortar en cartulina una plantilla del mismo tamaño de la base de una fuente para horno rectancular donde se hace el baclawa.
  2. Luego, enmantecar y enharinar la fuente, después con mucho cuidado recortar 20 rectángulos en la plantilla de masa filo y tapizar el fondo de la fuente con un rectángulo y pincelarla con manteca derretida.
  3. Ir colocando un rectángulo de masa encima del otro, pincelarlo con la manteca derretida y superponer capas de masa hasta que se terminen de completar 9, recuerde siempre pintarlas con manteca derretida.
  4. Triturar las nueces con el azúcar y el agua de rosas, luego extenderlas sobre la masa de hojaldre que se encuentra en la fuente, e ir haciendo un zócalo de espesor parejo. Tapar con las 11 tapas de masa que restan y pintarlas con manteca derretida a medida que se van superponiendo.
  5. Clavar un cuchillo en la preparación e ir cortándola en rombos: realizar cortes paralelos con 6 cm de distancia aproximadamente unos de otros.
  6. Después cortar otros de igual distancia y en sentido contrario.
  7. Cocinar el baclawa en horno fuerte durante diez minutos y después continuar la cocción en horno moderado hasta que la masa esté dorada durante una hora aproximadamente.
  8. Realizar el almíbar con el agua y el azúcar. Reservar y dejar enfríar.
  9. Sacar el baklava del horno y bañarlo en almíbar. No consumirlo hasta el día siguiente (No guardar en la heladera).

Un secreto: hervir el agua con el azúcar durante diez minutos, poner una gotita en la yema de su dedo índice y presionarla con el con el pulgar por unos segundos. Separar los dos dedos 1 centímetro, si se obtiene un hilito que no se corta significa que el almíbar está en su punto justo.