Arpillera, portacubiertos rústicos para la mesa

portacubiertos

Te proponemos realizar con tela de arpillera unos portacubiertos rústicos para vestir tu mesa. Como hemos dicho en oportunidades anteriores, la arpillera es un género textil muy versátil, que nos permite realizar diversos trabajos, que hoy se emplean cada vez más en la decoración del hogar.

Arpillera, portacubiertos rústicos para la mesa, materiales

Vamos a necesitar los siguientes materiales para los portacubiertos de arpillera:

 

  • Máquina de coser
  • Hilo al tono
  • Botones de madera
  • Tijeras
  • Arpillera

 

Arpillera, portacubiertos rústicos para la mesa, paso a paso

Dependiendo de la cantidad de cubiertos que vayamos a colocar dentro, deberemos tener en cuenta las medidas del ancho de los portacubiertos que vamos a reliazar. Así que presta atención a ese detalle.

Cuando ya tengamos el ancho dedinido, como en cualquier trabajo de costura, debemos dejar un márgen para coser los bordes, en éste caso a la medida del portacubiertos vamos a agregarle 1 centímetro extra para podere realizarlas. Si quisieramos hacerle algún detalle con un deshilado ( que es muy fácil de realizar en la tela de arpillera, dejaremos 1,5 centímetros en los márgenes, para realizar la costura y luego deshilar los flecos)

Para tomar la medida del largo del portacubierto, mediremos los mismos y multiplicaremos por 2,5 ésta medida, eso nos determinará esta medida sobre la tela.

Cortamos los portacubiertos y luego realizaremos una especie de sobre, midiendo primero el largo de los cubiertos y de alli partiremos para hacer los dobleces.

Hecho esto procederemos a realizar la costura, que puede ser a mano, con punto cruz, o bien directamente en la máquina con algún punto decorativo o zig zag.  Recordemos pasar la costura a un borde de 1 centímetro o 1,5 si queremos hacerlos con flecos ( deshilado)

Terminada la costura, solo nos resta colocar en el frente de la tapa un botón de madera para decorar.

Finalmente realizaremos con cuidado el deshilado de los bordes para que nos queden los flecos.