Acupuntura contra los dolores

Hasta hace pocos años se creía que la acción de la acupuntura sólo tenía lugar a través de caminos psicológicos. Sin embargo, con los constantes avances en las investigaciones de modo general, fundamentalmente en las investigaciones de laboratorio, se concluyó que los caminos seguidos por la acupuntura son biológicos, bioquímicos, electroquímicos, electrobiológicos y también psicológicos.

La primera explicación que surgió en occidente para el mecanismo analgésico accionado a través de la acupuntura se basa en la ”teoría de la puerta de control (del dolor). Esta teoría afirma que el estímulo en ciertos puntos entre las capas de la piel, acciona dos sistemas nerviosos separadamente: uno constitutuido por pequeñas fibras y el otro por fibras mayores que dan la sensación del tacto o presión. El sistema conductor del dolor transmite la sensación más despacio que el del tacto-presión. En otras palabras, la ”teoría de la puerta” sugiere que si su estimulo, como el que la acupuntura propicia, puede ser dirigido continuamente a través de los canales piel y nervio, que activan el sistema tacto-presión, el camino del dolor o ”puerta” hacia el cerebro para la transmición de impulso de dolor se encontrará sobrecargado y ocupado. Esto se compara, por ejemplo, con una central telefónica. A pesar de su fundamento, esta tesis es rebatida por algunso especialistas. Por otro lado, independientemente de la teoría de la puerta, a mediados de los años 50 se realizaron en el hospital escocés ”John Hopkins” una serie de experimentos con tejidos cerebrales de animales, consistentes en introducir en esos tejidos una sustancia semejante a la morfina (opiato, derivado del opio). Los investigadores descubrieron que ínfimas moléculas de narcótico se ajustaban en receptores del tejido cerebral como una llave en su cerrojo. En 1976, el investigador escocés Dr. John Hughes descubrió las primeras morfinas producidas por el organismo (las encefalinas), en el cerebro de un cerdo. Inmediatamente después, identificó las endorfinas, hormonas cerebrales asociadas a las encefalinas. Hoy ya se conocen diversos tipos de endomorfina y encefalecina, cuyos tipos son los que actúan como tranquilizantes; los que inducen al sueño; y otros a la analgesia. Por ejemplo: la dinorfina, cuya potencia es 200 veces mayor que la morfina. Por todo lo expuesto, podemos entender y concluir que, sea por la Teoría de la puerta, sea por la acciones biológicas, bioquímicas y electrobiológicas, la acupuntura tiene la capacidad, a través de mensajes codificados de aumentar la producción de hormonas antidolor, que, a su vez, son enviados a la región (o regiones) solicitada. Se puede destacan que han sido realizadas operaciones cardíacas con anestesia por acupuntura.

La acupuntura en el capo de la analgesia:

En el campo de la analgesia, la acupuntura, seguramente más que cualquier otra terapia natural, produce resultados extraordinarios. Lógicamente, para que el tratamiento obtenga éxito, debe ser realizado por un profesional competente que, al basarse en los datos más completos posibles acerca del paciente, establezca el programa terapéutico más conveniente.

Para tratar la ciática:

Este tratamiento en el denominado Síndrome ”Bi” o ”Dolor de la zona lumbar y de las piernas” que se define claramente dentro de la medicina tradicional china y que incluye como causantes: el frío, los traumatismos, humedad, mantener una mala posición y otras. La acupuntura trata de influir en los meridianos Tai Yang, Shao Yin y Shao Yang situados en el pie. Mediante la estimulación de estos puntos de acupuntura con agujas se trata de conseguir un efecto analgésico, aliviar problemas en los tejidos que envuelven el nervio ciático y desbloquear el Qi en el punto Shu. Para los casos que se determina que el causante de la ciática es el frío o la humedad, el tratamiento incluirá la moxibustión, la plancha caliente o las ventosas.