Aceite esencial de Lavanda casero

aceite de lavanda casero

La lavanda no solo tiene un exquisito perfume, sino también muchas propiedades curativas para nuestro organismo. Si eres un amante de hacer velas, jabones, y preparaciones para el cuerpo naturales, hoy te enseñamos a preparar el aceite esencial de lavanda casero, que luego de obtenerlo lo pordrás aplicar en múltiples trabajos.

Aceite esencial de Lavanda casero, ingredientes

Vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Flores de lavanda
  • Alcohol etílico, ( vodka)
  • Mortero
  • Dos frascos limpios, uno con tapa
  • Filtros de café o tela fina

Aceite esencial de Lavanda casero, preparación paso a paso

Los aceites esenciales se obtienen por procesos de destilación bastantes complejos, pero hoy te proponemos realizar una receta de forma fácil y sencilla, menos concentrada pero que aún así te permitirá realizar luego diversas manualidades con exquisito aroma a lavanda, como son las velas, jabones, bombas efervescentes para baño etc. Toma nota.

Para la preparación de nuestro aceite esencial de lavanda podemos utilizar flores frescas o secas, tallos y hojas ( aunque éstos últimos contienen menos propiedades aromáticas).

Vamos a colocar las flores en un mortero y machacamos cuidadosamente para que comiencen a soltar sus principios aromáticos.

Una vez que tenemos las flores, hojas y tallos de lavanda machacados los colocaremos en un frasco limpio con tapa, al cual llenaremos con alcohol etílico (vodka) hasta completar y cerramos muy bien.

Colocar éste frasco con la preparación en un lugar cálido y soleado, por una semana aproximadamente. Recordemos que mientras más tiempo estén allí las flores de lavanda, mayor será la concentración del aroma. Día de por medio o cada dos días debemos agitar el frasco para incentivar el proceso.

Pasado el tiempo de proceso debemos filtrar la preparación para obtener solamente el alcohol perfumado con todas las propiedades de la lavanda. Filtramos dos o tres veces hasta que la preparación quede lo más limpia posible. Hecho esto, dejaremos el frasco destapado 5 días aproximadamente para que se evapore el alcohol. Este último paso podemos hacerlo en un frasco o recipiente de color para que no se nos arruine el aceite esencial de lavanda por la luz, o bien colocar el frasco en un lugar oscuro. Recordemos que solo queremos evaporar el alcohol.

Por último cuando el alcohol haya evaporado, vamos a realizar un nuevo filtrado de la preparación, antes de envasar en los recipientes definitivos, para utilizar nuestro aceite esencial de lavanda cuando sea necesario.